💊 Remedios caseros para los resfriados

Con los cambios de temperatura nos volvemos vulnerables y, por ende, estamos propensos a padecer resfriados. Tanto la gripe como el resfrío, son ocasionados por virus, por lo que los médicos no suelen recetar antibióticos. Por tanto, se aconseja tomar medicamentos de venta libre y remedios antivirales solamente si las molestias no disminuyen en los primeros cuatro días. Si ya te encuentras con los primeros síntomas de gripe o resfrío, o ya te has enfermado, a continuación, te dejo algunos remedios caseros para controlar los síntomas y recuperarte más rápido.

Jengibre para combatir gripes y resfriados

Infusión de jengibre

Si deseas aliviar el malestar, prepara una infusión de jengibre. Para ello, tendrás que picar una cucharada de raíz de jengibre fresco y añadirlo a una taza de agua hirviendo. Agrega miel y poco de zumo de limón exprimido. El jengibre es, según la medicina tradicional china, uno de los mejores tratamientos para la gripe y los resfriados, dado que cuenta con propiedades antibacteriales, analgésicas y antipiréticas.

Ajo, un gran aliado para la salud

Dientes de ajo

El ajo es un remedio que se puede usar para los resfriados, la gripe, la bronquitis, etcétera. Este cuenta con vitamina C y zinc, dos nutrientes que aunque no pueden prevenir la aparición de la gripe o los resfriados, ayudan a reducir su duración y aminoran los síntomas. También pueden disminuir los dolores de cabeza, las secreciones nasales, los estornudos y la congestión nasal. Cómelo crudo en ensaladas, bebe gotas de extracto de ajo o toma cápsulas de ajo.

Por otra parte, el ajo es muy rico en una sustancia llamada alicina, que posee propiedades antisépticas capaces de combatir infecciones, gripe y resfriados. Asimismo, puedes gozar de sus beneficios preparando una infusión de ajo, limón y miel, la cual posee propiedades expectorantes que ayuda a eliminar las flemas.

Te recomendamos leer: Diferencias entre alergia, gripe y resfriado

Además de preparar estos remedios para los resfriados, es importante que descanses lo suficiente y no salgas de la cama, dado que esto hará que tu sistema inmune se fortalezca y el proceso de recuperación se acelere.

Commentarios