💡 Por qué el emprendimiento social es más relevante que nunca

Las empresas apuestan, cada vez más, por proyectos de emprendimiento social con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la sociedad. Telefónica, a través de plataformas como Open Future_, convoca diferentes convocatorias anuales para tal fin. ¿Quieres saber cuáles son?

En el mundo actual, en el que nos enfrentamos a mercados e industrias más competitivas que nunca, es necesario encontrar a aquellas personas que continúen luchando por implantar el cambio social que nos permita vivir en un mundo mejor y más justo.

En la época del activismo, existen millones de causas que defender y aún más maneras de llevarlo a cabo. El auge de las comunicaciones, y especialmente de las redes sociales, facilita la difusión de un mensaje y permite que hasta la más pequeña acción tenga una repercusión antes inimaginable.

El mundo corporativo no es ajeno a esta problemática, y es por eso que en los últimos tiempos se ha decidido a ser parte activa de la solución. Telefónica, comprometida con la transformación digital y la adaptación a los nuevos tiempos, cuenta con diferentes iniciativas dentro del grupo que buscan directamente la mejora de las condiciones de vida de aquellos países en los que se encuentra presente.

Soluciones TIC para mejorar la calidad de vida

Como es el caso de #DesafiosD, iniciativa en la que participa Telefónica de Perú, junto a otras 20 instituciones más, en las que destacan el Consorcio de Investigación y Economía Social (CIES) y el Gobierno Peruano, para buscar soluciones ciudadanas y soluciones TIC para afrontar los grandes problemas que afectan a la calidad de vida de los peruanos, como por ejemplo, la corrupción.

https://www.youtube.com/watch?v=XWhiuLBj3Ww

Telefónica lleva años apostando por dar oportunidades a los jóvenes para que estén mejor preparados para afrontar su futuro personal y profesional. En Fundación Telefónica, a través del proyecto Think Big, llevan cinco años formando a jóvenes en competencias digitales y dotándoles de las herramientas necesarias para que creen su propia iniciativa de emprendimiento socialHan sido 14.864 proyectos sociales los que hemos apoyado en Europa desde el año 2011. Además, el año pasado, el programa de empleabilidad de Fundación Telefónica formó y preparó para la nueva realidad del mercado laboral a 240.000 jóvenes, tanto en Europa como en Latinoamérica.

“Creemos que vamos por buen camino, estamos contribuyendo a reforzar las competencias de los jóvenes y a darles las herramientas necesarias para que se adapten a las nuevas necesidades del entorno donde las competencias digitales y emprendedoras son claves en este nuevo paradigma de la empleabilidad. Fomentar el emprendimiento entre los jóvenes es un deber y un compromiso social para nosotros y una apuesta segura para el futuro de los jóvenes. Cada vez más, el emprendimiento en España es una de las grandes fuentes de generación de empleo” afirma el gerente de Empleabilidad y Emprendimiento de Fundación Telefónica, Luis Miguel Olivas.

“Añadir que, además, la sociedad y los trabajadores están demandando el componente social de las empresas. Según el informe The 2020 de Workplace, 2012, el 80% de los empleados del futuro quiere trabajar en organizaciones que se preocupan por su impacto social, de ahí que desde Fundación Telefónica queramos fomentar esa inquietud social”, añade Luis Miguel Olivas.

Pero, el cambio solo puede surgir de la voluntad de la gran mayoría de la sociedad. Eso significa implicar a todos los agentes sociales: instituciones, políticos, medios de comunicación, etc. Un grupo especialmente crítico para conseguir el objetivo social común son los emprendedores, un grupo que, por definición, está destinado “a crear valor”. Todo emprendedor realiza una función social y, por tanto, crean valor para los demás, incluso sin ser conscientes de ellos: el mero hecho de ofrecer un servicio o vender una línea de productos ya conlleva un aporte a la sociedad.

Emprendedor social: impulsor del cambio

La primera pregunta que un emprendedor debe hacerse a sí mismo en el momento en el que se decide a emprender es qué problema/necesidad necesita ser solventada y cómo puede hacerlo posible, incluso antes de evaluar cómo monetizar su proyecto. Sin embargo, en los últimos tiempos se le ha dado una vuelta más de tuerca y nace el concepto de lo que denominamos “emprendimiento social”.

A pesar de la relevancia que ha adquirido recientemente, las definiciones al respecto son abstractas y de una alta complejidad. No podemos decir que exista un modelo cerrado de emprendedor social, pero sí que podemos enumerar las diferentes características que pueden englobar el emprendimiento social, en mayor o menor medida: priorizar la satisfacción de una/s necesidad/es de una parte de la población sobre los beneficios, emplear a grupos sociales desfavorecidos, reducción del impacto medioambiental de su actividad, etc.

En su máxima expresión, el emprendedor social es un revolucionario, pero con una misión social. Busca implementar cambios radicales en la manera en la que se actúa en el sector social de manera sostenible. Da igual el tamaño de la empresa o el grupo de población al que se dirige, ya sea a nivel local o internacional, mientras cumpla con su función social de manera prioritaria en el largo plazo. Es todo esto en su conjunto, lo que convierte a un emprendedor en un “changemaker”, un impulsor del cambio.

Viendo esta definición, no es complicado entender por qué en este momento se está produciendo una mayor demanda de proyectos de este tipo. La etapa de austeridad que ha afectado a la gran mayoría de países occidentales ha provocado que gran parte de la población no pueda acceder a servicios o productos básicos. Y, a pesar de la ansiada recuperación económica, son aún muchas las familias que experimentan la desigualdad económica y social en sus propias carnes.

Open Future_, plataforma pionera en proyectos sociales

Open Future_, la plataforma de Innovación Abierta de Telefónica es otro claro ejemplo de la voluntad de la compañía de mejorar la sociedad de la que se rodea mediante la dinamización de las regiones locales en las que se encuentra. Actualmente, se encuentran abiertas diferentes convocatorias que buscan proyectos de emprendimiento social, tanto para Academias Wayra como espacios de crowdworking.

Dentro de su ecosistema, podemos encontrar casos de emprendedores que se han sumado a la voluntad de cambio que exige el emprendimiento social. En Sevilla, los miembros de una cooperativa vecinal de trabajo llamada “3D Impact, del marginal barrio donde se sitúan las famosas 3000 viviendas, han decidido aunar esfuerzos y combatir la precariedad mediante la recolección de plásticos para su reciclaje y posterior fabricación de filamentos para ser usados en impresoras 3D.

Por otra parte, nacido en Madrid, Koiki es otro ejemplo de emprendimiento social que ofrece servicios de mensajería social, en la que los carteros, seleccionados en base a la proximidad al cliente, son personas del barrio con algún tipo de discapacidad. Ellos reciben tu producto, te lo notifican y entregan en el día y hora acordados. Koiki fue premiada en 2015 como Mejor Empresa Europea de Innovación Social en el año 2015 por el Banco Europeo de Inversiones.

En esta línea surge Wayra Fair by Design, una iniciativa impulsada desde Reino Unido para ayudar a que la población más desfavorecida acceda a los servicios básicos como la electricidad o el transporte a unos precios asequibles.

También podemos encontrar la I Convocatoria Nacional de Emprendimientos Tecnológicos con Impacto Social para las regiones peruanas de Ica y Piura, que busca abordar los problemas sociales y ambientales más urgentes de la región norte del país a través de las innovaciones tecnológicas.

En España, el espacio de crowdworking “Green M1” en Tarragona lanza una convocatoria con la que esperan atraer startups que busquen fomentar la inclusión social de los grupos en situación de riesgo de exclusión.

Impulsar el talento joven

Pero, más allá de startups con perfil de emprendimiento social, Open Future siempre está en busca del talento y la innovación tecnológica en sus infinitas aplicaciones. Es por ello por lo que también mantiene abiertas convocatorias con otro foco:

  • Primera convocatoria para startups especializadas en el sector de viajes como Travel Tech de Wayra España e Iberostar, que pretende impulsar la sostenibilidad y atraer un turismo de calidad. A su vez, con el objetivo impulsar a los jóvenes emprendedores en el país azteca, se han puesto en marcha una serie de retos como es el de Startupeando Emprendedores en México, dirigido a jóvenes entre los 18 y 29 años a los que se da la oportunidad de desarrollar su negocio en una de las 16 “Casas del Emprendedor Poder Joven”.

Si quieres saber más, siempre puedes ver qué convocatorias se encuentran abiertas en https://www.openfuture.org/es/calls.

Commentarios