💡 Dispositivos que mejoran la productividad laboral

Aumentar la productividad es ya una prioridad de muchas compañías que pretenden optimizar el esfuerzo de sus trabajadores y mejorar su rendimiento para ser así más competitivas.

Vivimos en un momento en el que la sobrecarga de tareas en el trabajo se ha convertido en el pan de cada día.

Lidiamos con más deberes de los que somos capaces de realizar, lo que nos genera estrés y ansiedad, que a la vez reducen nuestra productividad.

Según la OCDE, en España se trabajan 1.689 horas anuales, muchas más que en los países del norte de Europa, pero con menor rendimiento.

La falta de flexibilidad, el exceso de trabajo, las jornadas interminables, las largas pausas, las constantes interrupciones: respondiendo e-mail y al teléfono, las reuniones y las redes sociales, son los principales enemigos de la productividad.

Tras analizar estos factores, muchas compañías han comenzado a implantar procesos, sistemas y/o herramientas que permitan a los empleados trabajar de la forma más efectiva posible, rentabilizando todo el esfuerzo realizado y minimizando los tiempos.

Como respuesta a la demanda de las organizaciones han surgido diferentes herramientas y dispositivos pensados por y para que los empleados sean más productivos en sus horas de trabajo, tanto si lo hacen desde la oficina, como si lo hacen desde otros espacios.

Para evitar las distracciones provocadas por el ruido de ambiente existen diferentes dispositivos que van desde los monitores de ruido hasta los cascos aislantes. Un ejemplo son los Jabra Evolve, unos auriculares con tecnología de cancelación de ruido activa, que elimina el ruido de baja frecuencia.

Este fenómeno es posible gracias a la emisión de una onda artificial que al chocar con la onda natural da como resultado la cancelación total del ruido. Además, dispone de cancelación de ruido pasiva que elimina los sonidos de alta frecuencia gracias al uso de almohadillas de diseño especial. Todo pensado para que el empleado pueda trabajar desde cualquier lugar sin preocuparse por el molesto ruido de fondo.

Pero si lo que se busca es un total aislamiento, la solución está en el Helmfon, un casco gigante desarrollado por la empresa ucraniana Hochu Rayu.

Este dispositivo usa materiales especiales que absorben el ruido, bloqueando cualquier sonido externo. Se compone de un casco de fibra de vidrio, una membrana aislante y espuma de polietileno, y está inspirado en las cápsulas espaciales. Una de las principales ventajas es que permite entrar el ruido si en alguna situación fuera necesario, como por ejemplo para que los usuarios puedan usar Skype, ver vídeos o responder a llamadas mientras lo usan. Y, aunque su diseño futurista sea un tanto exagerado, desde la compañía aseguran que “El peso de Helmfon es completamente apto para que pueda ser llevado puesto y no afecte a los hombros ni al cuello”. Una solución que no sólo mejora la productividad de los trabajadores, sino que reduce la utilización de nuevos espacios para la realización de conferencias, llamadas, etc.

La oportunidad de las Google Glass

Cuando lo que se necesita es reducir los tiempos en el trabajo y poder hacer varias tareas a la vez, existe un dispositivo estrenado en 2013 del que hemos oído hablar mucho, pero cuyos avances han permanecido en la sombra durante años.

Efectivamente, hablamos de las Google Glass. Las famosas gafas, sin un uso específico hasta ahora, parecen haber encontrado una aplicación real en el mundo empresarial. Google ha reenfocado la estrategia de mercado y de momento las Google Glass Enterprise Edition van a estar destinadas a entornos laborales como por ejemplo consultas médicas, logística, contabilidad, agencias de transporte privado como DHL, cadenas de montaje, etc., donde el uso de las manos es imprescindible.

Gracias a una pantalla donde se puede consultar toda la información al tiempo que se trabaja, los empleados pueden realizar acciones paralelasmejorando así los procesos de producción. Además, las gafas han mejorado sus características respecto a las ya conocidas hasta ahora, tienen mejor procesador, más memoria y un diseño más ergonómico, que permite doblar las patillas como en las gafas convencionales. La multinacional Alphabet será la encargada de su fabricación, pero serán los distribuidores los responsables de implantarle un software propio adaptado a las necesidades de cada empresa.

Cada compañía es un mundo, pero sin duda la mejora de la productividad debe de ser un MUST para todas ellas. En las manos de sus dirigentes está conocer más sobre todos los avances que existen en este terreno y su aplicación en diferentes ámbitos de la empresa.

Commentarios