🍀 Consejos para fortalecer la producción de cebada

Tras una campaña récord en cantidad de hectáreas sembradas, aunque irregular en rendimientos y calidad debido a las condiciones climáticas y a las enfermedades que dañaron el cultivo, los productores del sur de Buenos Aires presentan mayores recaudos para 2013. No obstante, las expectativas sobre el futuro de este cereal no han decrecido, sino que sigue despertando interés entre los productores del sudeste. En este contexto, en la ciudad de Tres Arroyos se desarrolló la VII Jornada Técnica sobre Cultivo de Cebada 2013, que, organizada por Syngenta y Maltería Quilmes, contó con la asistencia de más de 120 personas, entre productores y técnicos.

El primer tema fue fertilización nitrogenada en cebada y su impacto sobre rinde y la calidad. El ingeniero agrónomo Ignacio Alzueta (de la Facultad de Agronomía de la UBA y becario del Conicet) destacó la importancia del cultivo previo, del nitrógeno inicial y del nivel hídrico para proyectar el rendimiento. “El rinde va de la mano del número de granos en un período crítico que se extiende de 30 a 40 días antes de la floración y está directamente relacionado con los granos por metro cuadrado. En la cebada, principalmente, se genera un gran número de granos con un gran número de espigas. Para ello se necesita generar un importante número de macollos”, aseguró.

Además, el especialista exhibió modelos de simulación para diseñar estrategias de fertilización. Con diferentes variables, mostró cuál es el rinde potencial medio de la zona, estudiado durante 23 años: “La cebada -a diferencia del trigo- tiene mayor capacidad de generar esos macollos asociada al aumento de nitrógeno inicial”.

En tanto, sobre la fertilización en cebada y el rendimiento, argumentó: “Se debe procurar maximizar la tasa de crecimiento durante el período crítico, con el fin de establecer un mayor número de espigas, o sea, diferenciar muchos macollos y que esos macollos no se me mueran. En ese período crítico debe crecer mucho el cultivo. Obviamente que esto depende de las condiciones ambientales a las cuales estamos expuestos, pero particionar las dosis de nitrógeno puede ser una buena estrategia, dependiendo del lote y de cómo venga el año con las precipitaciones”.

En relación con la calidad del cultivo, manifestó que “depende de la industria y en muchos casos su objetivo es un determinado rango de proteínas”. Y añadió: “A diferencia del trigo, en la cebada que se utiliza para producción de malta no sólo tenemos un piso, sino también un techo que debemos cumplir”.

Más tarde, la doctora Mirta Kiehr, de la Universidad Nacional del Sur, resaltó la importancia de la semilla como primer inóculo de enfermedades al suelo. “En el rastrojo pueden vivir y crecer los hongos, algo que se acentúa en labranza cero. Especies comoFusarium matan plántulas y Rhizoctonia o pietín sobreviven en plantas alternativas. LaRhizoctonia aparece temprano, en forma de manchones. Condiciones como clima semiárido, suelos arenosos, baja fertilidad, baja temperatura en momento de siembra o pasturas como cultivo previo son todas predisponentes a esta enfermedad.”

La especialista agregó: “Recomendamos destruir las malezas entre dos y tres semanas antes de la siembra, teniendo en cuenta que el glifosato y las sulfonilureas predisponen el ataque. También, utilizar semillas de calidad que no vengan infectadas, fertilizar y lavar muy bien la maquinaria utilizada. En tanto, contra la Rhizoctonia spp no hay resistencia. Una vez que está en el campo, la enfermedad tardará unos siete años en disminuir por actividad microbiana antagonista.

Por su parte, la ingeniera Desiree Tumini, de la Universidad Nacional del Sur, presentó su experiencia en la zona de Coronel Dorrego, donde se hicieron cuatro tratamientos con repeticiones de productos como Dividend Extra y Vibrance Integral. Entre los 20 y los 35 días se observó una clara diferencia en aquellas raíces tratadas con Vibrance Integral, con mayor desarrollo, y los testigos, que presentaban una coloración que evidenciaba la presencia de patógenos. Además, las plantas tratadas con Vibrance tuvieron más cantidad de hojas y macollos, con la posibilidad de que esto se transformara en más espigas, algo clave para el rendimiento.

A su turno, el ingeniero Ariel Quatrocchio, de Argenagro, planteó la necesidad de realizar un manejo integral de enfermedades, consistente en ver de qué manera se integran los manejos culturales, la genética y los tratamientos químicos. Los monitoreos siguen siendo la clave para el manejo y el control de enfermedades, más aún en la aplicación de fungicidas. En ese sentido, el especialista mostró diversos ensayos realizados en 2013, en los que se comparaba Amistar Extra frente a Reflect Xtra. En ese ciclo llovieron 800 milímetros para el cultivo, con un ambiente predisponente a enfermedades. En los cinco tratamientos realizados utilizando ambos productos se observaron con claridad resultados positivos en enfermedades como mancha en red, frente a los casos testigo, que llegaron a perder de 4 a 8 hojas por día.

Commentarios